8 abril 2020 · Por Lola Cramazou

YOGA, ESTIRAMIENTOS Y RELAJACIÓN: la gran práctica física y mental para esta época de confinamiento

En plena cuarentena hay que dar rienda suelta a la imaginación y adquirir herramientas que ya teníamos antes o buscar otras nuevas para que esta situación de incertidumbre no te cree momentos de estrés e inseguridad, desafiando tu fortaleza mental y emocional. 

La práctica de yoga tiene muchos beneficios como; la reducción del estrés, el control de la ira y la ansiedad, la mejora del dolor de espalda o incluso la mejora de la productividad en el trabajo. Cuando lleves demasiadas horas sentado, te duela la espalda y el cuello, sientas que el estrés te está sobrepasando, para cinco minutos y haz una pequeña secuencia de yoga y estiramientos. 

Sin más dilación os proponemos un sencillo ejercicio que va a mejorar tu calidad de vida durante el confinamiento.

  1. Conecta contigo. Siéntate con la espalda erguida, los pies al ancho de la cadera, la barbilla ligeramente inclinada y el sacro relajado. Despeja tu mente y concéntrate en tu respiración, siente cómo entra y sale el aire por tus fosas nasales. 
  2. Torsiones laterales. Enlaza las manos, estira los brazos por encima de la cabeza, relaja los hombros, alarga los costados y coloca tus pies bien apoyados en el suelo, inhala y exhala poco a poco mientras estiras a un lado y al otro. 
  3. Estiramiento de muñecas. Apoya ambos pies en el suelo, inhala y siéntate con la espalda recta. Eleva tus manos a la altura del pecho, entrelaza tus dedos y exhala mientras estiras los brazos como si empujaras con tus palmas hacia el frente. Aguanta en esa postura entre 5 y 10 segundos y, después, inhala y eleva tus manos por encima de tu cabeza. Mantén otra vez entre 5 y 10 segundos esa pose y exhala mientras dejas caer tus manos a cada lado del cuerpo
  4. Estira la espalda. Entrelaza tus manos en la nuca, manteniendo el abdomen hacia dentro. Después, presiona tu cabeza contra las manos e inclínate lentamente hacia atrás. Comienza el movimiento desde la cadera, no solamente desde la parte alta de tu espalda, y repite de tres a cinco veces.
  5. Despeja los ojos. Relaja la cabeza y déjala quieta. Mueve tus ojos hacia arriba y hacia abajo (lo que más se pueda pero sin hacer esfuerzos excesivos), lenta y regularmente.  Se aconseja realizar 5 movimientos en dos series, descansando 3 segundos entre ellos.  

Tómate unos minutos cada día para relajarte y empieza a incluir una serie de ejercicios en tu rutina diaria. Tendrás mucha más energía para terminar las tareas de tu agenda y poco a poco verás cómo esto afecta a tu salud y estado de ánimo. 

Porque para ser productivos y sacar la mejor parte de nosotros mismos hay que cultivar la mente y el cuerpo ‘mens sana in corpore sano’.

 

8 abril 2020