29 abril 2019 · Por Colaborador

Descubre cómo estar socialmente conectado sin acabar siendo un esclavo

Por The Holisticconcept, colaborador de  LOOM.

¿Quien no tiene actualmente varios chats de grupo abierto en el móvil? ya sea con la familia, con los compañeros de la universidad, o de trabajo. Seguir estas conversaciones y la sensación de respuesta inmediata, puede suponer un nuevo foto de estrés.

A todos nos gusta sentirnos conectados y que formamos parte de algo, pero atender las continuas necesidades de estos grupos se ha convertido en una tarea más en la “to Do list” de la jornada.

El no querer perdernos nada nos hace estar revisando el móvil continuamente. Esto ocurre especialmente en el trabajo, un entorno donde pasamos un largo número de horas y donde conviene tener los dispositivos en silencio para no molestar a los compañeros.

A la mínima que te despistas del móvil unas horas, te encuentras con que WhatsApp indica que tienes 70 mensajes sin leer y un sin fin de notificaciones por atender. Haber perdido el hilo de la conversación y tener que leer la pila de mensajes acumulados puede resultar abrumador, nos pone inconscientemente en el compromiso de estar hiperconectados.

Para que esto no suponga un agobio y puedas combatirlo, te proponemos tres acciones que te ayudarán a generar una relación más saludable con tu teléfono móvil:

  • Crea tu propio patrón

Es tan sencillo como decir que responderás a partir de una hora determinada, dejar claro tus prioridades y momentos en los que vas a poder estar conectado, marca tu el ritmo de respuesta que más te encaje y prefieras. Si directamente has decidido solo estar presente cuando ocurra algo importante también deberías comentarlo.

  • Silencia las notificaciones

Muchas personas se ven forzadas a revisar las notificaciones en cuanto las reciben, si no lo hacen acaban sintiéndose culpables y agobiadas. Una manera de poner fin a esta sensación es silenciar las notificaciones consiguiendo tomar el control del teléfono. Esto se traduce en que entrarás en el chat cuando tú quieras y no cuando el dispositivo te lo diga.

  • Apaga el teléfono

Cuando acabes la jornada marca una hora para soltar el teléfono y no volver a tocarlo hasta el día siguiente; no vale silenciar, ni ponerlo en modo avión, apágalo por completo y déjalo cargando.

Nuestra sugerencia es que sea a partir de las 22:00 de la noche para asegurar, al menos, dos horas de desconexión con el móvil y dedicar tu tiempo a ti mismo o a las personas que más quieres.

Reiteramos la idea de que el silencio es un tiempo para uno mismo, merece la pena emplearlo en cosas presenciales que enriquezcan nuestra vida cotidiana.

 

A través de la App de The Holistic Concept te ayudamos a gestionar mejor tu tiempo, a tomar conciencia de tus hábitos y a reforzar los momentos que son solo para ti y para tu bienestar.